Paseando un esguince por Dubái

Después de escribir mi primera Chocada en Nueva Zelanda me gustaría confesaros que esta no fue la primera del viaje.

Todo empezó en Balerma (mi pueblo) donde para despedirme de mis amigos con motivo del viaje, habíamos quedado para tomarnos unas tapas. La noche empezó muy bien, así que cuando terminamos con las tapas decidimos ir a tomarnos unas copas. Pasamos la noche entre risas, historietas y todo lo que se presume en una noche de “amiguetes”. Cuando toco la hora de ir a dormir, emprendí el camino a casa con Gabri, primero pasaríamos por su casa que estaba antes y luego  seguiría yo a la mía.

Me despedí de Gabri en la puerta de su piso y cuando comienzo a andar “boom” metí el pie en un hoyo, con la mala suerte que me doble el tobillo y me caí al suelo. Como el pie que me doblé ya tenía su historial de esguinces anteriores yo ya me olí lo peor, pero como no dolía demasiado, me fui a casa y me acosté.

No duré en la cama ni media hora cuando empecé a rabiar del dolor de tobillo que tenía. Como no podía conducir no me quedaba otra opción que despertar a mi padre a las 5:30 de la madrugada para que me llevara al hospital 😳  . Imaginaros mi cara (todo un poema) cuando tengo que despertar a mi padre para pedirle que me lleve al hospital.

Lo peor no era el dolor, no era el hecho de haberme esguinzado el pie, lo peor era pensar que en 3 días comenzábamos nuestro viaje a Nueva Zelanda. Era 26 de Octubre de madrugada y el día 29 salía nuestro avión con destino a Dubái, donde pasaríamos 4 días antes de volar a Nueva Zelanda.

En el hospital me diagnosticaron esguince leve, por lo que en una semana estaría recuperado, pero claro los días no me daban. Me vendaron la pierna hasta la rodilla y me mandaron a casa. Con cara de tonto me volví a casa e intenté dormir, al día siguiente tenía comida con la familia, la mía y la de Macarena.

Foto que mandé a Macarena la mañana siguiente.
“La prueba del delito”

Cuando me desperté le conté a Macarena la Chocada y le mande una foto por el móvil. No se lo podía creer quería matarme y no sabía cómo. Suerte que estaban nuestras familias para no dejarla que me matara 😉 .

Despidiendo a la familia con "la pata chula"
Despidiendo a la familia con “la pata chula”

Los siguientes 3 días intente reposar el pie y el día 28 cuando salimos camino a Madrid no me quedo otra opción que ponerme una tobillera y aguantarme el dolor. Tened en cuenta que llevábamos las mochilas grandes  con 14 o 15 kilos de peso más una pequeña cada uno.

En Dubái pasé los 4 días caminando con la tobillera como mi mejor amiga y encima no podía quejarme porque Macarena me mataba 🙂 .

Paseando un esguince por Dubái
Paseando un esguince por Dubái

Por suerte el pie se me curó, pero la verdad, podría decir que es empezar el viaje con “mala pata”.

 

PD: Esta Chocada se la dedico a mi hermano, el cual me motivó a escribirla e incluso me propuso el título, que mantuve para dedicársela.

 

 

 

7 thoughts on “Paseando un esguince por Dubái

  1. Hola chicos, realmente es empezar con mala pata jajaja. Recuerdo la preocupación de todos, especialmente de Macarena. No era para menos, pero por suerte todo salió bien y no te mató jajaj. Como hoy empiezan a viajar nuevamente, les quiero desear toda la suerte del mundo y recomendarles que se cuiden mucho. Los quiero

    1. Hola guapa!!
      Muchas gracias por desearnos tanta suerte, estamos muy contentos de encontrarnos otra vez con la carretera. Y no te preocupes que sabes que nosotros nos cuidamos bien 😉

      ¡Te queremos mucho!

  2. Hola chicos que bien se os ve!!! Se os e ha de menos y me acuerdo un montón de vosotros!! Choquito aquí otra chocada:
    – yo en la jaima: choco que hay ahí en el suelo?
    Y ya no me acuerdo de lo que había pero si te pegaste un buen testarazo y para urgencias… te acuerdas?? Jaja
    Un beso chicoos

    1. Hola Mary!!!
      Que alegría saber de ti. La verdad no nos podemos quejar, estamos viviendo como más nos gusta.
      Por supuesto me acuerdo de aquella noche en la jaima, si además esa me dejo hasta cicatriz 🙂
      Un beso gigante.

  3. Jajajajajajajajaja!!! Yo me acuerdo de ese díaa!!!!!……estábamos esperándote en el pantano con un miedo bárbaro de lo que iba hacer mi hermana cuando te viera bajar del coche…jajajajaja!!!…que nerviooosss!!!. Por suerte el enojo se le pasó, dentro de todo, pronto ( vos sabés los Giles lo bravos que pueden ser…jajaja!!!).
    Me encanta formar parte de esta chocada, ahora la recuerdo y me río……en su momento he sufrido un poco…jajajajajaja!!!.
    Los quieroo!!!

    1. Hola guapa!!

      Lo peor es que sus palabras cuando llegamos a España fueron “hacé lo que quieras pero por favor no te rompas un pie” y justo antes de irnos “toma” esguince jajaja. Por suerte todo quedó en una anécdota.

      ¡¡Gracias por ser nuestra fan número uno!!!!

      Te queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *