¿Por qué viajamos?

Es difícil explicar a alguien que no le gusta viajar, que no le gusta experimentar, el porqué viajamos. Creemos que viajando aprendes historia, religión, ética, cocina, política, humanidad y más, todo en un solo día. Te sentís eufórico, feliz, curioso y al momento siguiente todo puede cambiar hasta sentirte triste y con ganas de “volver a casa”. Nadie dijo que sea fácil, nadie dijo que todos los días sean “color de rosa”, pero si lo ponemos en la balanza volveríamos a elegir esta vida una y otra vez. Nos gusta lo que hacemos. Nos encanta hacer diferentes tipos de trabajos, desde pastores hasta albañiles, para poder financiar nuestros viajes y locuras.

Disfrutamos de movernos, de cambiar de paisajes y de gente pero también disfrutamos de la estabilidad y de las caras conocidas. Nos adaptamos “a lo que viene”, y eso solo lo aprendimos en la ruta cuando dejamos las comodidades de casa, cuando salimos de lo que todos llaman “la zona de confort”. No sabemos si viviremos viajando 1 año, 5 o toda la vida, pero tampoco nos importa. Vivimos hoy y ahora, y el futuro ya lo decidiremos cuando sintamos que esto ya no es lo que nos hace felices. Resumiendo, 

 🙂  Nos gusta viajar, así de simple. Porque nos gusta sentir ese gusanillo, esa ansiedad cada vez que vas a conocer un lugar nuevo.

 🙂  Nos gusta mucho aprender, y viajando uno aprende muchas  más cosas de las que te puedes imaginar y muchas más de las que te pueden enseñar en una escuela o universidad.

 🙂  El mundo es muy grande para pasar toda tu vida rodeada siempre del mismo entorno, el mismo paisaje, la misma gente.

 🙂  Nos gusta conocer gente nueva, distinta, con diferentes formas de pensar, de vivir y de sentir la vida.

 🙂  Nos abre la mente, nos nutre y nos transforma. Porque cuando estas viajando ves mas allá de donde antes podías ver.

 🙂  Nos gusta sentirnos libres. Esa libertad de poder cambiar de lugar cuando quieras, para poder comer, dormir y vivir en un sitio distinto casi cada día.

 🙂  Nos hace felices, que es lo más importante.